Cada empresario o encargado de la administración de recursos propios o de terceros, debe manejar un proceso de administración de los movimientos operativos de financiamiento y de inversión. Que le permitan revisar sus flujos pasados y proyectar los mismos fiablemente.