Para llevar el control a objeto de tomar decisiones correctas, los negocios deben ser medidos y registrados bajo normas uniformes y claras, las cuales deben ser compartidas tanto por quienes preparan la información, como por cada usuario de la misma.